Categories
Investigación

Descifrar cajas fuertes

Este video describe algunas de las asombrosas habilidades de Richard Feynman descifrando cajas fuertes en Los Alamos durante el Proyecto Manhattan. Discutido por el profesor Roger Bowley. Richard Feynman ganó el premio nobel en 1965. Durante el Proyecto Manhattan, Los Álamos estaba aislada y Richard se aburría al no haber nada que hacer allí. Sin embargo, Feynman encontró una forma de gastar su tiempo abriendo cajas de caudales, dejando notas graciosas para probar que la seguridad del laboratorio no era tan buena como la gente podía creer. Descifrar se convirtió en su pasatiempo.

La mayoría de las cajas fuertes tiene una esfera 0 al 99 y la giras en una dirección u otra. Si sabes la combinación lo haces a la primera. El problema está en que esa combinación de las cajas fuertes NO son de uso público. No las sabe nadie salvo la persona que tiene que saberlo. Lo que vas a ver en este video es con una caja fuerte de 3 esferas, 3 dials. Por tanto, el número de posibilidades aumenta considerablemente.

Proyecto Manhatttan

Durante el proyecto para hacer la primera bomba atómica Richard distraía su mente. Una de las cosas que hizo fue descifrar los códigos de cajas fuertes a inicios de los años 40. Y empezó como un hobby el descifrado de las cajas fuertes en Los Alamos, lugar de máxima seguridad. Usó las cajas fuertes de la marca Mosler Safe, que tenía tres esferas. Eran 100 números en cada esfera, que daba lugar a un total de 1.000.000 de posibles combinaciones. Si intentaras hacerlo a lo “bruto” tardarías unos 60 días en descifrar.

Conociendo el funcionamiento

Richard sabía como funcionaban mecánicamente las esferas y mediante ensayos de acierto y error se dio cuenta de muchas cosas. La primera que mucha gente dejaba la combinación por defecto, 50-25-50. Además si la esfera se abría con 20 también con 21, 22, 18 y 19, la caja fuerte no era mecánicamente perfecta. Había un tolerancia de 1-2 números a partir del número que abría la caja fuerte. Esto lleva consigo que el número de combinaciones decrece ostensiblemente. Puesto que cada 5 números podemos abrir la caja, por tanto en vez de 100 posibilidades habría realmente 20 posibilidades:

2 (valdría el 0 y el 1, así como el 3 y 4), 7 (valdría el 5 y 6, así como el 8 y el 9), 12 (y así sucesivamente), 17, 22, 27, 32, 37, 42, 47, 52, 57, 62, 67, 72, 77, 82, 87, 92, 97

De 1.000.000 de posibles combinaciones pasaríamos a únicamente 8.000 posibles combinaciones. Y en este caso únicamente tardaríamos 10 horas en descifrar el código de la caja fuerte.

Usando la lógica para descifrar

Además, se dió cuenta que la mayoría de las personas usaban como sus claves de la caja fuerte sus fechas de nacimiento y acontecimientos similares. Fechas que las personas se acuerdan perfectamente. La primera esfera, sería el día del mes, y normalmente los meses tienen 30 días. Esto daba lugar a 6 combinaciones: 3, 8, 13, 18, 23, 28. Para la segunda esfera, al tener un año 12 meses sería posible 3 combinaciones: 3, 8 y 12. Para la última esfera, el año, tendría que ser algo del pasado, con estas posibilidades: 2, 7, 12, 17, 22, 27, 32, 27, 42 (recordemos que Richard estaba realizando esto a inicios de los años 40). Por tanto serían 6 combinaciones para la primera esfera, 3 combinaciones para la segunda esfera, etc. Dando un total de 162 combinaciones, que se podría descifrar en 12 minutos.

Usar por tanto tu cumpleaños o aniversario no es seguro. Además Richard descubrió que también se utilizaban número como π (pi) o e. Y también se dió cuenta que la mayoría de las personas al abrir la caja fuerte dejaban las dos últimas esferas con el número con el cual se abrían. Y en este caso únicamente necesitaba 20 combinaciones para conseguir su propósito. todo el mundo pensaba que hacía esto con un truco pero realmente lo único que usaba Richard era la naturaleza humana, y su astucia para conseguirlo.

Leave a Reply